top of page
Escritorio personal
 Posts destacados

Importancia del páramo de Santurbán

Los páramos, ecosistemas que capturan agua y la suministran a tierras bajas, son una fuente hídrica muy importante para la provisión de agua. En Colombia, el páramo de Santurbán brinda agua a cerca de dos millones de personas y, además, como parte de sus bondades, ayuda a mitigar el cambio climático mediante la captura de dióxido de carbono. Sin duda, cuidar el páramo de Santurbán es un deber de todos y, por tanto, resulta importante discutir, a grandes rasgos, la problemática minera que lo coloca en riesgo. Aquí te contamos un poco acerca de la importancia de este páramo, la problemática minera que lo afecta y los distintos esfuerzos que se han realizado para protegerlo.



¿Por qué es importante el páramo de Santurbán?

El páramo de Santurbán, al igual que todos los páramos, representa una forma de generar y conservar agua dulce almacenada en el subsuelo y su vegetación. Así, el musgo blanco, como parte de la flora característica del páramo, resulta una gran esponja que almacena grandes cantidades de agua. De esta forma, extensas poblaciones, como grandes ciudades, se ven beneficiadas por el aporte hídrico que este sitio brinda, pues suministra agua de extrema pureza a millones de hogares sin la necesidad de contar con un sistema de tratamiento de agua sofisticado. Entonces, si bien existen distintas fuentes hídricas que abastecen de agua a los hogares colombianos, los páramos suponen una fuente muy importante que es necesario valorar y, por ende, proteger.


Por otro lado, el páramo de Santurbán cuenta con una vasta extensión, así que da origen a múltiples cursos de agua como los ríos Pamplonita, Peralonso, Zulia, Sardinata y Cáchira, en Norte de Santander; Tona, Cachirí, Suratá y Manco en Santander, los cuales suponen una fuente hídrica que abastece acueductos de Cúcuta, Bucaramanga y gran cantidad de municipios que acogen una población, aproximada, de 2.3 millones de personas.



¿Qué amenazas enfrenta el páramo de Santurbán?

El páramo de Santurbán es blanco de la práctica de agricultura, ganadería y turismo, así que supone una fuente económica importante para la población que lo rodea. Sin embargo, es de vital importancia hacer un uso adecuado y consciente de sus bondades, pues, además, resulta un ecosistema muy delicado que requiere de especial atención, debido a que sus condiciones climáticas no permiten un rápido crecimiento de especies vegetales. Así, la restauración de plantas constituye un proceso lento.


Este ecosistema ha recibido especial atención en los años recientes, a raíz de una amenaza de mayor impacto ambiental que se lucha por evitar. Como parte de su riqueza, el páramo de Santurbán es una gran fuente minera que cuenta con oro, carbón, mármol, alabastro, calizas, fosfatos, carbón y demás minerales; por lo que ha despertado un enorme interés por parte de grandes empresas mineras.



¿Cómo se ha intentado proteger al páramo de Santurbán?

Se pueden evidenciar dos partes principales en este proceso de protección del páramo. La primera de ellas consistió en detener las intenciones de distintas empresas mineras extranjeras, en la cual se logró negar una licencia ambiental a la mina Angostura en mayo de 2011, proteger al 76% del páramo de Santurbán de las actividades industriales y aminorar la inversión extranjera. La segunda parte constituye un proceso complejo que no ha terminado y que se remonta a la ley 1450 de 2011, la ley de los páramos, la cual pretende proteger estos ecosistemas de las actividades agropecuarias, de exploración o explotación de hidrocarburos y minerales y construcción de refinerías de hidrocarburos.


Esta ley no establece una delimitación de los páramos y, por ende, el sector minero a gran escala ha tenido intenciones de obtener provecho de ello. A raíz de esta ley, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible realizó una delimitación del páramo de Santurbán manifestada en la resolución 2090 del 19 de diciembre de 2014 que ha sido motivo de disgusto y discusión, ya que se realizó una delimitación inadecuada y una clasificación inapropiada de los terrenos en zonas de preservación, zonas de reconversión a páramo y áreas destinadas a la agricultura sostenible. Estos dos puntos anteriores suponen un intento vacío de proteger el páramo de Santurbán y, actualmente, existen numerosas iniciativas que reúnen esfuerzos nacionales y extranjeros que aspiran a promover un proceso transparente, sostenible y en diálogo efectivo con las poblaciones campesinas afectadas.





Esperamos que esta entrada haya sido de utilidad para ti, te haya impulsado a conocer más acerca de la riqueza natural colombiana y suponga una forma de sembrar empatía hacia la naturaleza y las generaciones tanto presentes como futuras de flora y fauna de Colombia y el mundo.


¡Nos vemos la próxima semana!



Comments


Post recientes
Archivo
Buscar por Tag
Siguenos
  • Icono social Instagram
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
bottom of page