top of page
Escritorio personal
 Posts destacados

El agua como forma de inspiración

Agua, puro elemento, dondequiera abandonas tu mansión subterránea

Hierbas verdes y flores de brillante color y plantas con sus bayas

surgiendo hacia la vida, adornan tu cortejo;

y en el estío, cuando el sol arde

veloces insectos resplandecen y, volando, te siguen.

Si falta tu bondad, resuella el bosque,

y ciervo y cierva y cazador con su venablo,

juntos languidecen y caen. No deja de sentirse

en el alma turbada tu benigna influencia;

y tal vez en la entraña marmórea de la tierra,

donde sufren tormento espíritus

que lloran gracia y bondad perdidas,

tus murmullos apagan su angustia y mezclan dulces cánticos con los tuyos

-William Wordsworth




El agua es primordial para la salud del ser humano, para vislumbrar un futuro sostenible y, si piensas en la palabra “naturaleza”, seguramente llegarán a tu mente el mar, los ríos, arroyos y lagos que adornan nuestro planeta. Usualmente se habla de la calma que transmite el mar y de que las personas que viven junto a él son más felices. Así, no ha de sorprender que este recurso haya inspirado a miles de mentes artísticas alrededor del mundo y que, actualmente, inspire otras miles. ¿De qué forma las influencia? En esta entrada te contamos cuatro formas en las que el agua ha funcionado como forma de inspiración.




El agua en la filosofía

Los primeros pensadores griegos son usualmente llamados “filósofos de la naturaleza”, pues mostraron interés por los fenómenos que ocurrían en ella, volviendo extraño lo cotidiano y, consecuentemente, en objeto de estudio. Tales de Mileto, Anaximandro y Anaxímenes de Mileto fueron tres filósofos que se aproximaron a preguntarse por la materia primordial del cosmos y el primero de ellos, Tales de Mileto, halló su respuesta en el agua. Para Tales, la materia primordial del universo debía ser algo a partir de lo que pudiera formarse todo lo demás, debía ser importante para la vida, capaz de movimiento y, por lo tanto, de transformación.


Tales de Mileto observó que el agua es una sustancia necesaria para la vida y que se mueve y cambia, pues se presenta en estado líquido, sólido y gaseoso. A raíz de esta última observación, Tales concluye que toda la materia, sin importar sus propiedades, debe ser agua en algún estado de transformación. Así, Tales dio respuesta a su pregunta y estableció los cimientos para toda una corriente de pensamiento, la metafísica, que siguió con Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito y Empédocles.


¡El agua inspiró al que se considera el primer filósofo de la historia!




El agua en el cine

El agua ha cumplido un papel especial en el cine, pues ha sido objeto de distintos simbolismos y metáforas, ha inspirado obras cinematográficas en su totalidad y la mente de muchos directores de cine. La relación entre este arte y el agua se remonta al interés del cine por las tradiciones religiosas, filosóficas y artísticas de la historia en distintos contextos y se expresa en la construcción de una narrativa y la relación de los personajes con este elemento. La sociedad oriental concibe a la naturaleza como objeto de respeto filial, mientras que la sociedad occidental la considera una fuente recursos; como resultado, esta diferencia ha dado paso a distintos simbolismos dentro de la narrativa cinematográfica.


Por un lado, el agua es un elemento importante dentro del poetismo ruso, como expresión de las ideas orientales, con el objetivo de simbolizar el crecimiento espiritual y la reconstrucción identitaria en el periodo post-soviético mediante la figura del barco. Por otro lado, la sociedad occidental se ve influenciada por las ideas bíblicas del cataclismo, propias del cristianismo, para presentar al agua como una fuerza destructiva. Siguiendo esta línea, el agua se percibe en estos filmes como un elemento que evoca sensaciones de angustia, peligro y misterio; en ese sentido, no es de extrañar que el agua sea un elemento cinematográfico atmosférico recurrente en filmes de misterio e intriga.


Actualmente, como resultado de un proceso de globalización, se pueden percibir encuentros entre estas dos tradiciones culturales que resultan en una simbología híbrida que desdibuja sus límites y, al mismo tiempo, proporciona un punto de evolución de la narrativa y la simbología en el Séptimo arte.


¡El agua ha inspirado a las mentes que despejan la tuya en esas tardes de película!




El agua en la música

No era usual que las obras musicales anteriores al romanticismo tuvieran un título descriptivo, a pesar de que, en ocasiones, la obra girase en torno a un tema concreto. Posteriormente, como parte de la corriente del Romanticismo, los títulos comenzaron a ser descriptivos, con el objetivo de evocar emociones al público y un lazo de conexión entre el título y la música de la obra.


Además, nace un tipo de música denominada “música programática”, la cual nos remite a la música cuyo objetivo es evocar ideas, imágenes o, incluso, narrar una historia, más allá de la música. Para ello, dentro de la música, se utilizan distintos recursos, tales como escalas con variaciones, para evocar ríos (las Arabescas de Debussy), fuentes (Haendel, Respighi, Ravel, Liszt o Debussy), lluvia (Takemitsu de Rain tree o Preludio de la gota de agua de Chopin) y tempestades (la Tempestad de Tchaikovsky o de Beethoven).


Como dato curioso, Claude Debussy fue un compositor francés que resulta ser el que más composiciones sobre el agua ha realizado.


¡El agua ha inspirado increíbles piezas musicales!




El agua en la literatura

La literatura, al igual que el cine, ha sido influenciada por diversas tradiciones culturales, religiosas y filosóficas para la construcción de una narrativa, así como la ambientación y personajes de las obras.


En ciertas casos, el agua constituye un elemento tan importante que parece ser un personaje más que hace fluir la historia. Como ejemplo indispensable encontramos Moby Dick de Herman Melville, obra clásica de la literatura universal que cuenta la historia de quien llamaremos Ismael (guiño al libro), joven que, con el objetivo de aprender y vivir una aventura, se embarca a bordo del barco del capitán Ahab, quien, después de un encuentro con la temible ballena blanca, Moby Dick, que resulta en la pérdida de su pierna y motivado por su deseo de venganza, inicia un viaje en busca y caza de dicha ballena.


Es una historia increíble plagada de simbolismos y reflexiones en donde el agua es, casi, un personaje más, pues gran parte del libro transcurre en el barco del capitán Ahab, mientras enfrentan distintos peligros acuáticos y conocen a otros viajeros. Además, esta historia viene ambientada con muchísima información acerca del mar, las ballenas, la labor de cazador de ballenas, jerarquía en las tripulaciones y funcionamiento de un barco ballenero. ¡En fin! Moby Dick, además de ser una historia asombrosa en cuanto a su narrativa y simbología, se ve profundamente influenciada por la figura del mar como espacio y fuerza.


Por otro lado, podemos encontrar al agua como elemento para evocar emociones, reforzarlas y ambientar la narración. Así, encontramos, como ejemplo, a Alejandra Pizarnik en su relato Muerte por agua, en el que escribe “La rodea un círculo de antorchas sostenidas por lacayos impasibles. Vierten el agua sobre su cuerpo y el agua se vuelve hielo. (La condesa contempla desde el interior de la carroza). Hay un leve gesto final de la muchacha por acercarse más a las antorchas de donde emana el único calor. Le arrojan más agua y ya se queda, para siempre de pie, erguida, muerta”. Junto al agua como recurso literario predominante en la atmósfera de la obra, Pizarnik nos obsequia un relato estremecedor.


¡El agua ha inspirado obras literarias que han removido nuestras más profundas emociones!




Este ha sido un pequeño viaje por cuatro formas de expresión que impactan continuamente en nuestras emociones y cosmovisión. A través de la filosofía, el cine, la música y la literatura, miles de mentes nos han enseñado que el agua, además de ser indispensable para nuestra salud, es primordial para nutrir y alegrar nuestro espíritu. El agua fluye por el mundo mediante mares, ríos y arroyos, así como fluyen las ideas mediante ensayos, filmes, obras musicales, novelas y poemas.


Desde Supertanques, queremos invitarte a que el agua te inspire, o encuentres otra fuente de inspiración, a crear proyectos que muevan tus emociones y las de las personas que te rodean. Anímate a sentir para crear y deja que tus ideas viajen, al igual que el agua, para alegrar a miles de personas.



Referencias

Borisova, A. (2014). Simbolismo de agua en el cine: entre el orientalismo poético ruso y el catastrofismo occidental. Fotocinema. Revista Científica De Cine Y Fotografía, (9). https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2014.v0i9.5970

Comments


Post recientes
Archivo
Buscar por Tag
Siguenos
  • Icono social Instagram
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
bottom of page